Los tratamientos con ondas rusas e interferenciales son inoloros, son seguros y de gran efectividad a la hora de recuperar la tonicidad perdida.