Son ondas sonoras (no audibles) y vibratorias, que en estética se utilizan para mejorar la circulación sanguínea, mejorar el metabolismo celular, tonificar la piel y combatir la celulitis.